12 mar. 2011

Mercadillo galáctico

Desde hace unos días se está realizando en internet una subasta en la que se han puesto a la venta toda una serie de objetos relacionados con los viajes espaciales.

Se están vendiendo cosas como planes de vuelo originales del Apolo 11, herramientas, fotos antiguas firmadas por astronautas, comida deshidratada...

La comida deshidratada, no sé si lo habéis visto alguna vez, es una cosa seca y asquerosa envasada al vacío con la que se supone que se alimentan los astronautas en el espacio. Pero no hay que ser muy listo para darse cuenta de que no es verdad. Si se la han traído de vuelta, debe ser porque no se la han comido, ¿no?

Esto es como el plátano que te ponía tu madre en la mochila de clase y que siempre volvía a casa porque no te habías atrevido a tirarlo, pero a comértelo tampoco. Tu madre te reñía, pero al final comprendía que no te gustaban los plátanos y dejaba de ponértelos.

Pues en la NASA no se enteran. Los astronautas vuelven siempre de las excursiones espaciales con la mochila a rebosar de comida deshidratada y sus jefes no se dan cuenta de que eso debe ser porque no les gusta.

Deberían contratar a alguna madre en la NASA. Ya veríais como enseguida lo substituiría por tuppers con comida como Dios manda: Asado, lentejas, paella...

Igual así los astronautas aprovechaban un poco más los viajes, porque yo no sé si será porque van muertos de hambre, pero tienen la mala costumbre de ir y volver a los sitios demasiado rápido. Ya me dirás para qué fueron a la Luna... A poner una bandera, hacerse la foto y volver...

Es que te dan ganas de decirles: ¡Pero chico quédate un poco más! ¡Disfruta el viaje! Visita los monumentos, mézclate con la gente, compra algo en algún mercadillo... ¡Haz algo!

Desde luego es que hay gente que viaja solo para poder decir que ha estado en muchos sitios. Van, se hacen la foto para colgarla en el facebook y se vuelven...

Luego les preguntas: ¿Qué tal el viaje? ¿Es bonita la Luna?

Y te responden: ¡Bua! No merece la pena ir. Visto un planeta vistos todos... Y además lo tienen muy sucio aquello, con mucho polvo. Se está mejor aquí.

¿Y el hotel?

No, fuimos con la caravana.

Qué cutre eso también, ¿no? Tanto dinero que se supone que tiene la NASA... ¡ya podría estirarse un poco! Hospeda a los pobres astronautas en un hotelito o algo hombre, que no creo que te salga tan caro. Tampoco hay tanto turismo en la Luna... Además, no hace falta que los pongan en un hotel de estos en plan Punta Cana que te ponen la pulserita amarilla del todo incluido, no. Pero por lo menos un hotel normalito, para que se echen sus siestas en gravedad cero a gusto.

Pues no. Los tienen todo el viaje en esa especie de caravana. No me extraña que haya tan pocos astronautas. ¿Tú te imaginas lo que debe ser viajar 300.000 km de ida y otros 300.000 km de vuelta con un ruso al que no conoces de nada y sin poder parar a echar una meadita en una gasolinera?

La NASA debe ser la peor agencia de viajes de la historia. Puede que sea por eso por lo que ahora lo están vendiendo todo, porque no les va bien el negocio.

Yo de momento no he comprado nada. Estoy esperando a que pongan a la venta la Estación Espacial Internacional. Tengo un dinerito ahorrado y me voy a dar el capricho. Hace tiempo que tengo pensado comprarme un chalet en las afueras para ir los fines de semana y no he encontrado nada mejor. Desde luego está en un barrio tranquilo, es soleado y tiene buenas vistas.

El problema es que eso debe tener muy mala combinación de metro... Y un taxi hasta allí te puede costar una leña. Pero da igual, si los astronautas van en caravana, yo podré ir con el Vespino. ¿O no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario